Glaciar Columbia

Glaciar Columbia

Excursión al Glaciar Columbia. Continuamos el recorrido por la Bahía Príncipe William hasta que nos internamos en la Bahía Columbia. El destino estaba cerca. Empezamos a divisar pequeños icebergs, focas y más nutrias, y al fondo la cordillera nevada…

 

FICHA TÉCNICA

  • Titular: Excursión al Glaciar Columbia. Día 6 en Alaska.
  • Estado: Alaska.
  • País: Estados Unidos.
  • Extensión: 1.717.854 km².
  • Habitantes: 725.000 Habitantes aprox.
  • Capital: Juneau.
  • Regiones: Cinco Regiones.
  • Artículos de Interés: Lago Summit, Crucero Fox Island
  • Ciudades más importantes: Anchorage, Ketchikan, Prince Ruper, Sitka…
  • Lugares de interés: Bahía de los Glaciares, Tracy Arm Glacier, Glaciar Matanuska, Seward…
  • Parques Nacionales: 8 Parques Nacionales en Alaska.
  • Otros Artículos: Alaska La Última Frontera, Una Semana en Alaska
  • Mayor Altura: Monte McKinley, 6194m.
  • Moneda: Dólar.
  • Idioma: Inglés.
  • Tipo de actividad: Turística…
  • Web Oficial: Turismo en Alaska.
  • Coordenadas GPS: Glaciar Columbia. Valdez.
  • Latitud: 61º 07′ 28» N.
  • Longitud: 126º 41′ 27» W.
  • Autor del Artículo: Alicia Gómez.

 

Excursión al Glaciar Columbia: Día 6 en Alaska

No podíamos marcharnos de Alaska sin antes acercarnos a los pies de un glaciar y sentir el sonido de los seracs desprendiéndose de los hielos. Por ese motivo, el sexto día en la Última Frontera habíamos contratado una excursión hasta el Glaciar Columbia.

La salida estaba programada a las 11,00 horas de la mañana regresando a las 17,00 horas de la tarde. Nos esperaba un bonito día de navegación por las tranquilas aguas de la Bahía Príncipe William.

Paseando por Valdez

Aún era temprano cuando terminamos de desayunar, así que nos presentamos en la oficina de Stan Stephen para recoger los tiques, comprados online siete meses antes, y nos dispusimos a dar un paseo por Valdez. (La página Web es “http://www.stephenscruises.com/columbia-glacier-cruise” y el precio 132 $ por persona con lunch incluido).

La ciudad de Valdez, con sus 4500 habitantes, se encuentra en un entorno privilegiado en el interior de una bahía rodeada de montañas y glaciares. En el año 1964 fue sacudida por un terremoto de gran intensidad, seguido por un tsunami que destrozó prácticamente la parte histórica, siendo recuperada años después.

Es muy conocida por ser el extremo sur del Oleoducto Trans-Alaska, una gigantesca infraestructura establecida para la conducción del petróleo que cruza Alaska de norte a sur a lo largo de 1300 km. Tiene un precioso puerto colmado de barcos de todas clases, gran variedad de restaurantes, museos, alojamientos y ofertas de cruceros que trasladan a los turistas hasta el Glaciar Columbia y el Glaciar Mieres.

Crucero al Glaciar Columbia

A las 10,30 horas estábamos haciendo fila para entrar en el “Glacier Spirit”, la embarcación que nos llevaría a la base del glaciar, y a las 11,00 en punto la nave abandonó el fondeadero. Todos los pasajeros permanecimos sentados, expectantes, deseando iniciar el viaje.

Durante las dos primeras horas vimos los enormes tanques del oleoducto, pescadores echando sus redes a la bahía, decenas de gaviotas, delfines, águilas calvas y nutrias marinas por todas partes. Poco después, unos jóvenes camareros nos sirvieron el lunch, un ligero tentempié consistente en sopa de vegetales, galletas, y refresco.

Bahía Príncipe William

Continuamos el recorrido por la Bahía Príncipe William hasta que nos internamos en la Bahía Columbia. El destino estaba cerca. Empezamos a divisar pequeños icebergs, focas y más nutrias, y al fondo la cordillera nevada. Según nos aproximábamos, la tensión se notaba entre los turistas. Idas y venidas por cubierta intentado capturar la mejor fotografía, a pesar de que resultaba indiferente el lugar que eligiéramos, desde cualquier ángulo la perspectiva era inmejorable.

Glaciar Columbia

Llegamos hasta prácticamente tocar el hielo del glaciar. La superficie del barco se vio completamente abarrotada en unos instantes. Las máquinas de fotos a todo gas. El capitán giró varias veces a fin de que tuviéramos diferentes puntos de vista. El espectáculo estaba servido. El sol brillaba con intensidad, y creo que dedicamos más de media hora a tomar instantáneas, a pesar de que el frío era intenso. Nadie quería moverse de allí.

Retorno a Valdez

Durante el trayecto de regreso a Valdez, tuvimos la oportunidad de observar más colonias de leones marinos en su hábitat natural, y a los pescadores recogiendo las redes con las capturas de la jornada.

Terminamos el día cenando unas patas de cangrejo en el restaurante del hotel. Pagamos 60 $ por cada una de ellas. Una auténtica pasada, pero pensando que quizás fuera la única vez en nuestra vida que podíamos comer unas buenas patas de cangrejo rojo real del Mar de Bering, dimos por bien empleado el dinero.

Continuar Viaje por Alaska

Continuar Viaje Día 7: Glaciar Matanuska>>

Enlaces de Interés

Textos y Fotos: Alicia Gómez.

 

No hay comentarios

Escribir un comentario