Ruta de las Caras

Ruta de las Caras

«La Ruta de las Caras es ideal para hacerla con la familia, ya que los más pequeños se divertirán buscando las esculturas que se esconden por el bosque y los mayores explicándoles a éstos los nombres, curiosidades y misterios que encierran estos rostros petrificados»

FICHA TÉCNICA

  • Titular: Ruta de las Caras.
  • Situación: Embalse de Buendía.
  • Localidad: Buendía.
  • Provincia: Cuenca.
  • Comunidad: Castilla la Mancha.
  • Inicio/Final: Buendía.
  • Longitud: 4 Km. (Sólo ida).
  • Tiempo sólo ida: 1hora.
  • Tipo de Ruta: Lineal. (Ida y vuelta por el mismo camino).
  • Combinación de Vehículos: No.
  • Paisaje, Entorno: Bosque con esculturas en la piedra.
  • Equipo necesario: Nada especial.
  • Grado de Dificultad: Fácil.
  • Retorno: Por el mismo lugar que a la ida.
  • Horario, Tiempos totales: 3 Horas. (Ida y vuelta).
  • Mejor época: Primavera, verano.
  • Web: La Ruta.
  • Cartografía: Mapa IGN,
  • Empresas de Guías: No hace falta.
  • Coordenadas GPS:
  • Latitud: 43º 27′ 15» N.
  • Longitud: 4º 58′ 32» W.
  • Autor del Artículo: Acampamos.com.

 

La Ruta de las Caras

Cuando en 1992 Jorge J. Maldonado y Eulogio Reguillo emprendían este proyecto artístico y empezaban a esculpir y a dar forma a estas rocas calizas, emprendían un viaje de misterio en sus creaciones. Año tras año, se les ha visto trabajar los fines de semana en este paraje conocido como “la Península”, a orillas del Embalse de Buendía.

Hoy podremos disfrutar, gracias a estos escultores, de una ruta ideal para hacerla con la familia, ya que los más pequeños se divertirán buscando las esculturas que se esconden por el bosque y los mayores explicándoles a éstos los nombres, curiosidades y misterios que encierran estos rostros petrificados.

Situación

No estamos en Rapa Nui, la isla habitada más remota del mundo -la misteriosa Isla de Pascua en Chile- que con infinidad de esculturas repartidas por todo su territorio esconde enigmas que nos dejaron culturas pasadas. Tampoco nos encontramos ante las maravillosas esculturas de Miguel Ángel que en la Roma imperial tallaba el mármol de Carrara diciendo:

“Yo no he hecho nada, sólo he quitado la piedra que sobraba”

Nos encontramos en La Alcarria Conquense, en la población de Buendía, al norte de la provincia de Cuenca y lindado casi con la provincia de Guadalajara, en Castilla la Mancha. A orillas del Embalse de Buendía, en cuya cercanía se encuentran también el Embalse de Entrepeñas, así como el Embalse de Bolarque formando el conocido Mar de Castilla. Desde esta población parte la ruta que hoy nos proponemos recorrer, fácil de seguir, ideal para hacer en familia y que no nos defraudará: La Ruta de las Caras.

Inicio de la Ruta

Después de disfrutar de la visita por Buendía, nos ponemos en marcha hacia la Ruta de las Caras. Desde la plazoleta donde se encuentra la Puerta Nueva, junto al frontón y el consultorio médico, parte el itinerario que en unos cuatro kilómetros nos llevará muy bien guiados por indicadores hasta el lugar. Tomamos pues, el «Camino de la Cespera» y transitamos por zonas de cultivo hasta un desvío a nuestra izquierda, dejando el camino que nos lleva a la zona de acampada. Pasamos junto a los depósitos de agua, para desviarnos de nuevo a nuestra diestra. Frente a nosotros divisamos la presa del embalse y llegamos a una pequeña explanada. Ya en el pinar, aconsejo continuar un poco más hasta una nueva explanada mas grande; de esta manera tomaremos la ruta desde el principio, para ver todas las caras siguiendo un orden.

Un panel nos marca el inicio de ruta y nos interna en el pinar, donde encontramos marcas amarillas y blancas de sendero de pequeño recorrido pintadas en los pinos. Para llegar hasta aquí, hemos andado una hora, (4 Km.) pero también para los que no quieran andar mucho, se puede llegar en vehículo, a pie de obra.

La Caras

Descendemos en busca de la primera escultura que no tardamos en divisar. La Moneda de la Vida, de dos metros de diámetro:

“escultura alegórica de contorno circular, simboliza el universo, los huesos, la estructura física o soporte y el círculo concéntrico, el claustro donde se gesta la vida”.

Sin perder el sendero continuamos y más adelante nos aparece una Cruz Templaria; junto a ésta, la escultura de Krishna, de 4 metros de alto por tres de ancho. Este personaje es una de las deidades más importantes y veneradas de la India. Fue un héroe de la India primitiva, séptimo hijo de Vasudeva y Devaki. Sin duda, una bonita escultura. Nuestro sendero hasta ahora descendente, se torna en ligera subida y nos lleva hasta dos nuevos rostros. El primero en construcción (que intuimos también sus raíces hindúes) y el segundo nos muestra a Arjuna, amigo y seguidor de Krishna, maestro espiritual indio y gran arquero.

“Cada rostro es un misterio, un mundo de contenidos que nos harán reflexionar de una u otra manera; así, nos mandarán sus mensajes que sabremos interpretar»

Nuestra andadura nos muestra ahora la Espiral del Brujo, de dos metros de diámetro, según sus autores:

“cuyo movimiento rompe el tiempo y el espacio para conducirlo a lo infinito”

En la misma piedra, y aprovechando su traza, aparece el rostro de tres metros y medio de envergadura de Chemary, personaje de fábula recostado sobre la fría piedra como salido de un gran libro de cuentos. Solitaria se encuentra La Monja en una pradera, de semblante místico y llamada así por el contorno del rostro, que se asemeja a los hábitos de una sor.

Un Busca del Chamán

Ahora descendemos por el pinar y nos sale a nuestro paso El Chamán, hombre que hace predicciones e invoca a los espíritus para ejercer prácticas curativas utilizando poderes ocultos: el brujo, el guardián del bosque. Según nos cuentan quienes le han dado forma…

“Su faz se comporta como un espejo, reflejando el estado de ánimo de quien lo observa”

 Esta escultura destaca de todas por su envergadura. Su talla fue muy laboriosa debido a las numerosas grietas que presentaba la roca y su dureza.

Continuamos por el bosque ante la atenta mirada del vigilante antes mencionado y nos encontramos al Beethoven de Buendía, talla que aprovecha las grietas de la roca para dejar ondear sus cabellos al viento del pantano.

“Está situado en un lugar estratégico para escuchar los sonidos de la naturaleza que le rodea”

En esta zona del bosque se reparten pequeñas caras, duendecillos del bosque que resurgen entre las rocas: el duende negro, el paleto, el extraterrestre, las caras de Cristina, el duende de la grieta, los extraños, el duende indio… Un buen número de pequeñas esculturas que vigilan nuestro paso por este «Bosque Encantado».

“El paisaje parece estar vigilado por estas figuras en reposo. La piedra cobra vida para convertirse en algo más»

Calavera «de Muerte»

Descendemos y frente a nosotros, a lo lejos, como flotando en el pantano, la Calavera “de muerte”.  La única escultura tallada en todo su contorno y dimensión, también la única que mira hacia las otras caras, hacia donde nace el sol, dando la espalda al agua, a la fuente de vida.

“Algo tiene que morir para que nazca lo nuevo” dicen sus autores… La ley de la vida.

 Ascendemos hasta su base para disfrutar más cerca de esta impresionante escultura que se encuentra a orillas del pantano. Es impresionante su silueta, infunde respeto y un pequeño pavor nos recorre el cuerpo al pensar en el fin de la vida.

“Nada se crea en vano, y si meditamos en ello, sacaremos la conclusión de que los rostros que vemos son obras para descubrirnos a nosotros mismos en cada rincón del camino”

Desde esta atalaya “de Muerte” y frente a nosotros mirando hacia el pantano, nos encontramos otra manera de perder la vida. La Sierra de Enmedio, arrasada años atrás por un trágico incendio, donde se perdieron 50.000 hectáreas de bosque. En esta sierra, la Ermita de Nuestra Señora de los Desamparados (Siglos XVI-XVII) se encuentra a orillas del Río Guadiela, a los pies del Embalse de Bolarque y la Presa de Buendía. El lugar donde se asienta era conocido como el Molino de Bolarque, de origen musulmán. El segundo sábado del mes de mayo la imagen (patrona de la población de Buendía) se traslada en procesión hasta la Parroquia de la Asunción, para en septiembre devolverla de nuevo a la ermita.

Embalse de Buendía, Ruta de las Caras

“Los atardeceres rosados en la Ruta de las Caras forman insólitos paisajes que invitan a soñar. Cerca de las aguas, en el horizonte, los sueños se transforman en piedra. Como solicitadas por el inmenso espejo, brotaron las esculturas en las peñas y atalayas, renacieron caras fantásticas emulando sueños del pasado”

Continuando en busca de nuevas caras, dejando la «Muerte» atrás y por debajo de ésta, se encuentra un nuevo rostro: La Dama del Pantano…

“Con aspecto sereno y su eterno presente. El ocaso del lugar torna en dorado el contorno de este rostro, el cual, en los momentos de máxima altura del embalse, llega a tener el agua a sus pies”.

Ahora el recorrido nos acerca al pantano, andamos cerca de la orilla y buscamos nuevas esculturas en nuestro interesante recorrido. Si tenemos suerte y nos encontramos en los meses apropiados, podremos avistar concentraciones de aves acuáticas a orillas del pantano. Garzas, fochas y un gran número de aves migratorias se dan cita en diversos meses del año en estas aguas.

La Peña de las Vírgenes

Después de un corto recorrido, el sendero nos detiene en una nueva pared: La Peña de las Vírgenes. Aquí se sitúan tres nuevas esculturas. Una nueva Cruz Templaria como signo de protección hacia las otras dos: Junto a la cruz, la Virgen de la Flor de Lis…

“Es una pieza inacabada que está inspirada en el cuadro pintado que se venera en Nuestra Señora de la Almudena, una de las imágenes más antiguas de Madrid”.

Más adelante una nueva imagen, la Virgen de las Caras, inspirada en Nuestra Señora de los Desamparados.

“Tallados en el manto están el sol, representando el aspecto masculino y la luna, la parte femenina, consiguiendo así un equilibrio. En el centro, la cruz de Malta tallada en un cuadrado, simbolizando la cuadratura templaria”.

La Vuelta, Retorno de la Ruta de las Caras

Para la vuelta tenemos que desandar lo andado si nos hemos acercado en vehículo y volver a pasar por todo el recorrido de las caras. Si por el contrario nuestro vehículo lo tenemos aparcado en la localidad de Buendía, podremos continuar a orillas del pantano y ascender a buscar el camino que nos situará cerca de los depósitos de agua. Para desde aquí poner rumbo a la población por los caminos que entre cultivos nos vieron pasar al inicio de la ruta.

El dato de Ruta de las Caras

La Ruta de las Caras se puede hacer de dos maneras:

Ruta larga

Partimos de la población (Buendía), desde la Puerta Nueva hasta las caras (4 Km. 1 hora). Recorrido por las Caras (1 hora). Vuelta, 1 hora. Total: 3 horas, sin contabilizar paradas.

Ruta corta

Llegamos a la segunda explanada en coche. 5 minutos. Recorrido por las Caras 1 hora. Vuelta, 5 minutos. Total: 1 hora y 10 minutos, sin contabilizar paradas.

Más Información

En la Ruta de las Caras de la localidad de Buendía encontramos: Ayuntamiento, oficina de información, biblioteca, bares, restaurantes, etc. Solicitar folletos de la población, Museo del Carro, Ruta de las Caras con mapa explicativo de las mismas. Toda esta información nos ayudará para conocer más de este lugar y realizar el recorrido con una facilidad mayor. La zona permite al viajero infinidad de actividades al aire libre: pesca, deportes náuticos, senderismo, bicicleta de montaña, rutas ecuestres, etc. Sus profundos barrancos e impresionantes gargantas invitan a la aventura, a recorrer y conocer sus espacios y parajes naturales que sin duda no nos defraudarán.

Valores Naturales de la Ruta de las Caras

Los valores naturales que encontramos en la ruta de las Caras es un entorno en bosque de pinos y el Embalse de Buendía con aves acuáticas, paisaje pintoresco y esculturas artísticas.

Información Extra de Ruta de las Caras

La Ruta de las Caras es ideal para hacer en bici de montaña o caballo desde la población. Paseo fácil de senderismo, para realizar con la familia y los niños.

Gastronomía

En cuanto a la gastronomía en los alrededores de la Ruta de las Caras hay que destacar el cabrito y el cordero al horno, a la caldereta o al ajillo. La caza en temporada y la pesca de truchas en los ríos o lucios en el pantano se dan citan en esta apetitosa mesa. Además de la inmejorable cocina típica conquense con morteruelo, zarajos, ajo arriero, etc. Postres basados en miel con queso o con nueces, y todo amenizado con los caldos tintos de la región con denominación de origen, Mondéjar o Mancha.

Quizás te interese…

Huelgas de Bonaval, Camino de Reflexión

Casi mil años nos contemplan con ojos moribundos hoy. Esqueletos son ya tus solemnes muros, Bonaval, que contra el paso del tiempo exhaustos no pueden más sostener el peso de los siglos. Despojo de sí las columnas yacen donde antes reinaban, aún limadas por el viento. Estatuas fugitivas. Piedra enferma por el… Leer más>>

Barranco del Reato

Hoy vamos a realizar la ruta del Barranco del Reato. Una excursión fácil y de lo más interesante. Apenas serán 14Km de recorrido. Empezamos en la localidad de Las Inviernas y transitamos por el Sendero de Gran Recorrido del GR-10 por una zona muy vistosa. Vamos camino hacia la localidad de El Sotillo. Entramos al… Leer más>>

Las Tetas de Viana

Son las llamadas Tetas de Viana, sin duda, un otero para la reflexión de quién allí llega. La inmensa soledad que desde allí se ve estremece al caminante. Ya por la tarde, en el crepúsculo, el Sol nos dice “hasta mañana” y la luz mortecina que languidece en el horizonte añade aún más desasosiego y melancolía… Leer más>>

Enlaces de Interés

Texto y Fotos: Acampamos.com

Valora este post

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil! 🙁

Permíteme mejorar este contenido

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

No hay comentarios

Escribir un comentario