Berlín Cicatrices del Telón de Acero

Berlín Cicatrices del Telón de Acero

Berlín Cicatrices del Telón de Acero. El encaje de lo antiguo o tradicional en la mayoritaria urbanística moderna de Berlín resultan, a ojos del foráneo, exhibiciones ad hoc de lo que otrora fuera la Ciudad. Discordantes esculturas o espacios intentan conciliarse con el entorno que las alberga…

 

FICHA TÉCNICA

  • Titular: Berlín Cicatrices del Telón de Acero.
  • Provincia/Departamento/Condado: Berlín.
  • Región/Distrito/Estado: Berlín.
  • País: Alemania.
  • Situación: Centro del País.
  • Extensión: 890.000Km² aprox.
  • Población: 3.550.000 Habitantes aprox.
  • Altitud: 35 m.s.n.m.
  • Ciudad/Villa: Capital del País.
  • Autor del Artículo: Luis Fernando Carretero Solana.
  • Artículos Relacionados: Caída del Muro: Días de Libertad, Viaje a Berlín
  • Sitio Web: Visita Berlín.
  • Coordenadas GPS: Berlín Cicatrices del Telón de Acero.
  • Latitud: 52º 31′ 09» N.
  • Longitud: 13º 24′ 21» E.
  • Autor del Artículo: Luis Fernando Carretero Solana.

 

Berlín Cicatrices del Telón de Acero

Habituada a sobreponerse a las tribulaciones de su propia historia, pocas capitales pueden mostrar un pasado tan belicoso y agitado. Hablar de Berlín es hablar de la crisis inflacionista de los 20 y depresión económica del 29, de los fanatismos exacerbados, del nazismo y de continuas beligerancias. Cualquier otra reminiscencia de esta ciudad ésta empañada por las múltiples rivalidades. Contiendas y ruinosas guerras, sobre todo por las más recientes vivas aún hoy en nuestro recuerdo.

Edificios Barrocos y Neoclásicos

Devastada por la guerra del 45, en Berlín, sólo quedan algunos edificios que resistieron la fuerza de las bombas y algunos otros emblemáticos que fueron reconstruidos como señas de identidad.

Si retrocedemos más allá de su comienzo, como capital de la nación alemana en 1870, de la época prusiana tan sólo nos recrean con su luz unos pocos edificios barrocos y neoclásicos. La Biblioteca Nacional, el Teatro Berniler Ensemble para los diletantes de Bertolt Brecht y de un arte al que Alemania dedica fondos y talento sin freno, el Prinzessinnenpalais, la Catedral de Santa Eduvigis, el Kronprinzepalais y, sobre todo, la Universidad de Humboldt que destaca como edificio emblemático. Donde bebieron de las fuentes del saber y legaron sus aportaciones a posteriores generaciones versados científicos y pensadores; Fichte, Schopenhauer, Marx, Einstein y tantos otros.

Algo de Historia

La historia de Berlín es la historia de la propia Alemania. De la ciudad se tiene constancia documental desde 1237. Comenzó su capitalidad a inicios de 1400 cuando fue elegida capital del Margraviato de Brandeburgo. Uno de los muchos Estados del Sacro Imperio Romano Germánico. En 1762, Berlín y Prusia Oriental estaba en poder de los rusos tras la Guerra de los Siete Años. Más tarde llegó la guerra de las Siete Semanas o Guerra Austro-Prusiana de 1866 y las disputas por los Ducados de Galtein, Holtein, Schelswig y Laurenburgo y los Estados de Baviera, Hannover, Hesse, Kassel, Sajonia y Wurtemberg. En 1871, tras del triunfo germano en la Guerra Franco-Prusiana, se formó el Imperio Alemán. Más tarde, la Guerra del 14 y sobre todo la del 45 dejaron cicatrices en la impronta de Berlín y en la memoria colectiva europea.

División de la Ciudad

Más en el rayano de nuestra memoria y cercano conocimiento, de las consecuencias de la Guerra del 45, sabemos del sufrimiento que conllevo la división de la ciudad por el disonante Muro de Berlín durante 28 años. De ello y de sus consecuencias multitud de libros y películas han dejado huella indeleble en nuestras retinas. Berlín escenario de continuas huidas y espías tras el Telón de Acero. Hoy día, del muro sólo queda un trazo en el suelo, a modo de recorrido, que muestra al ávido turista de aquella huella, la división practicada y algunos vestigios conservados, a propósito, como memoria histórica y como atrayente elemento turístico.

Lugares de Berlín

Obviamente, todos estos lugares y huellas resultan recurrentes y estupendos referentes de viaje cuando el destino es Berlín. Pero lejos de la autenticidad que pudiera buscarse, estos vestigios conservados como reclamo para turistas no van más allá de una jocosa estampa urbana que no impregnan el espíritu del visitante del plúmbeo Berlín de la década de los cuarenta. El Checkpoint Charlie, uno de los más famosos del muro por los canjes de espías al más puro estilo John Le Carré, es una impronta cinematográfica de difícil encaje en este Berlín multicolor de nuestros días, donde la arquitectura moderna inunda las calles de la urbe. Los barrios “rojos”, de sobrios edificios utilitaristas forjados al calor del régimen comunista, han dejado paso a insulsos barrios de periferia.

Enclaves de Interés Histórico

Al margen de la pátina cinematográfica que esta ciudad comporta y en el ámbito de los libros de historia que todos estudiamos un día, la Isla de los Museos, la Puerta de Brandeburgo y tantas otras importantes arterias y enclaves de interés histórico de esta ciudad trascienden, a ojos del visitante, como una ciudad renovada, de arquitectura moderna, de vanguardia y hasta extravagante que no coincide con lo conservado en la memoria ni en la retina de tantas muestras iconográficas del pasado. Una de las mejores maneras de forjarse una idea del nuevo Berlín, además de rastrear las huellas del atrabiliario muro, es ver la traslúcida cúpula del viejo Edificio del Reichstag, sin duda un paradigma de lo antiguo y lo moderno fundidos en un mismo elemento. Las modernidades, que son amplia mayoría, se conjugan con el sabor añejo de los escasos edificios supervivientes.

Exhibiciones ad hoc

El encaje de lo antiguo o tradicional en la mayoritaria urbanística moderna de Berlín resultan, a ojos del foráneo, exhibiciones ad hoc de lo que otrora fuera la ciudad. Discordantes esculturas o espacios intentan conciliarse con el entorno que las alberga. Algunas logran el efecto que el artista quiso transmitir como la que Peter Eisenman proyectó para rendir homenaje a los millones de judíos asesinados. Una amplia explanada transitable, parca y efectiva que causa extrañeza y desconcierto cuando el visitante se adentra en el laberinto de cubos de granito.

Grandes Calles y Avenidas

Al igual que tantas otras ciudades, para paladear Berlín el visitante ha de convertirse en flaneur y explorar paso a paso no sólo por las grandes calles y avenidas como la Friedrichsstraße, Unter den Linden, Potsdamerstraße o Alexanderstraße sino también otras menos concurridas y de segundo orden, donde se transmite mejor la sensación de realismo, de cotidianidad, de ciudad auténtica y aunque carezcan del rígido señuelo de la historia constituyen marco real para evocar reminiscencias y fantasmas del pasado.

Norte Cultural Europeo

Berlín conserva su referente cultural de antaño y aspira a convertirse en norte cultural europeo. Sin duda tiene facultades. El comercio forma parte de esta ciudad reconstruida tras las ruinas de la guerra. El Bikini Building, que se erige como nuevo concepto de centro comercial, y el European Center satisfacen los apetitos consumistas.

Museos de Berlín

Hay numerosas razones para acercarse a la renacida capital de la Alemania unificada. Nefertiti bien pudiera ser una aunque nada tenga que ver con Berlín o Alemania. A recaudo de los extremistas que hoy día aniquilan su legado histórico en los confines del Eufrates, el Neues y el Pergamon Museum dan buena muestra de los tesoros del pasado de Egipto y Mesopotamia y transportan a todo visitante a otro mundo bien diferente del berlinés.

Aventura Cultural en Berlín

En todo caso, amigo lector y viajero, déjese arrastrar en esta aventura cultural al corazón de Europa por la imaginación y sensaciones de los ecos y huellas de su bagaje cultural. Son muchas las que han forjado esta capital a lo largo de su historia. Aunque carece del lúgubre incentivo del pasado, cuando era el corazón partido entre la Alemania libre y la antigua capital de la paradójica Alemania Democrática. Tras las cenizas de la devastación renace y aún es posible rememorar, el romanticismo del barroco prusiano y algunos de los fantasmas del férreo comunismo.

Luis Fernando Carretero Solana, Berlín, 9 de Julio de 2015

Nuestro agradecimiento a Rosa Ramirez e Isabel Castro por sus buenos oficios en esta aventura cultural al corazón de Alemania.

In Memoriam.-

Desde estas páginas de Acampamos.com un cumplido reconocimiento y distinción al explorador, naturalista y científico berlinés Alexander von Humboldt. Hermano menor del Lingüista y ministro Wilhelm von Humboldt. Uno de los más renombrados de la historia. Políglota y versado en múltiples disciplinas, estableció relaciones con famosos profesores. Al morir su madre recibió una cuantiosa herencia lo que le permitió realizarse como explorador. Viajó por América explorando el Río Amazonas y ascendiendo al Chimborazo. De sus viajes público numerosas obras. Entre sus mayores hallazgos están: las isotermas (líneas de temperatura promedio en el mapamundi) y la Corriente marina que lleva su nombre.

Alexander von Humboldt

La obra de Alexander von Humboldt es muy prolija. Publicando en 1845 la obra “Cosmos”. En relación con el científico y aventurero que fue, dejamos breve nota de varios textos en español que el amigo lector podrá encontrar en las librerías. Cosmos, Visitas de las Cordilleras y Monumentos de los Pueblos Lndígenas de América, Mi viaje por el Camino del Inca, Cuadros de Naturaleza, Del Orinoco al Amazonas, Cartas Americanas. A este polímata considerado el padre de la geografía moderna, que no volvió a repetirse tras su fallecimiento. Por sus viajes a lo ignoto de aquella época. A sus exploraciones adentrándose en lugares que hasta entonces ningún europeo había realizado. Y sus enseñanzas que trascendieron hasta nuestros días, un reconocimiento y sentido homenaje desde Acampamos.com

Nota del autor.-

El nombre de Berlín parece provenir de las palabras Berle o Berlín que en lengua polaca significaba tierra pantanosa.

Telón de Acero fue un término acuñado por Churchill para referirse a la frontera. No sólo física sino también ideológica. Separaba a los países que, tras la Segunda Guerra Mundial, habían quedado bajo la influencia militar, política y económica de la URSS. De los países capitalistas con regímenes democráticos. Flaneur, es un término francés que significa; paseante, callejero.

Quizás te Interese…

Oktoberfest: La Fiesta de la Cerveza

Esto es Oktoberfest, la fiesta de octubre, la fiesta de la cerveza. Nos encontramos en Munich, la capital del Estado de Baviera. Nos hemos acercado aquí para disfrutar de este evento anual. Esta fiesta es una de la más grandes que se celebran en Alemania y dura unos quince días. Data del año 1810 cuando se celebró la primera fiesta.

Enlaces de Interés de Berlín Cicatrices del Telón de Acero

Textos y Fotos: Luis Fernando Carretero Solana.

 

No hay comentarios

Escribir un comentario